¿Cuándo es válida la punción seca?

Home > Blog > ¿Cuándo es válida la punción seca?

Actualmente, la fisioterapia ha ido incursionando y ampliando sus panoramas en cuanto a alternativas de tratamiento; dentro de ellas, las técnicas mínimamente invasivas han tomado terreno; entre ellas está la punción seca.

La punción seca es una técnica semi-invasiva que utiliza agujas de acupuntura pero un poco más largas (dependiendo de la profundidad del músculo a tratar) para el tratamiento del síndrome del dolor miofascial provocado por dolor en los puntos gatillo miofasciales.

Hay casos en los que la punción seca está contraindicada o simplemente hay que tener una serie de precauciones y de factores a tener en cuenta en el momento de su aplicación.

Para entender exactamente para qué sirve la punción seca, debemos profundizar en el síndrome del dolor miofascial y, para ello, hay que definir sus causas; los puntos gatillo. Los puntos gatillo son zonas del músculo débiles y con gran sensibilidad a la palpación. Se producen cuando las sarcómeras (zonas de las fibras musculares dónde se contrae el músculo) quedan permanentemente en contracción por la liberación continua de la acetilcolina, que impide la relajación de las fibras y disminuye el flujo de sangre.

Como cualquier otra técnica de tratamiento, el éxito de la punción seca viene determinado por diversos factores. Hay que acompañar la punción con otras técnicas o tratamientos (conservador o superficial), como, por ejemplo; aplicación de sprays de frío y estiramientos, contracción voluntaria del músculo y liberación o liberación por presión. 

Mantener unos malos hábitos posturales o no realizar posteriormente los ejercicios recomendados por el experto, son sólo algunas de las causas para que esta técnica no funcione. A pesar de ello, las probabilidades de éxito son muy elevadas, especialmente si el material utilizado es el adecuado y si se deja esta técnica sólo en manos de profesionales.

 

Referencias

B. Oliván Blázquez, S. P. (2007). Efectividad de la punción seca en los puntos gatillo miofasciales en la lumbalgia crónica. Fisioterapia, 270-277.

Capó-Juan, M. (2015). Síndrome de dolor miofascial cervical. Revisión narrativa del tratamiento fisioterápico. An. Sist. Sanit. Navar., 105-115.

R. García-Gallego, L. T.-C.-S.-R.-V.-O. (2011). Efectividad de la punción seca de un punto gatillo miofascial versus manipulación de codo sobre el dolor y fuerza máxima de prensión de la mano. Fisioterapia, 248-255.

 

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
Calidad UO